Rhincodon typus

El tiburón ballena, conocido también como dámero, es el gigante de los mares: las dimensiones de su cuerpo lo coronan como el pez más grande del mundo y por consiguiente, como el mayor tiburón.

Es el único miembro del género Rhincodon. Pertenece al orden Orectolobiformes y a la familia Rhincodontidae.

Descripción

Este tiburón comparte nombre con los cetáceos pero se trata de un pez que llega a medir hasta 20 metros de longitud, aunque es más común que mida entre 9 y 12 metros. Su peso es superior a los 12,500 kilogramos. Su cuerpo fusiforme es ancho en la zona media y se estrecha en la cola y la cabeza. Esta es ancha y plana y alberga 2 pequeños ojos en el frente. Su boca, ubicada hacia el final del hocico, es anchísima y puede abrirse unos 1.5 metros. Dentro hay 300-350 filas de dientes y 10 pares de almohadillas útiles para filtrar su comida.

Cuenta con 1 par de narinas en la punta del hocico, carentes de pliegues circumnariales pero provistas de rudimentarias barbas. Tiene 5 pares de hendiduras branquiales en los costados de la cabeza y espiráculos detrás de los ojos. Al igual que muchos tiburones pelágicos, posee 1 par de aletas dorsales (una más grande que otra)  y 1 par de aletas pectorales así como una aleta caudal con forma de media luna.

La piel del tiburón presenta una coloración azul grisácea en el dorso y blanca en el vientre. La zona superior está salpicada con motas pálidas que forman patrones únicos en cada individuo.

Características del tiburón ballena.

Tiburón ballena – Rhincodon typus.

Distribución y hábitat

La amplia distribución de esta especie pelágica abarca todos los mares templados y tropicales del mundo con excepción del mar Mediterráneo. Se localiza generalmente entre 30° latitud norte y 35° latitud sur en México, Belice, Ecuador, Sudáfrica, Australia y Filipinas.

Habita tanto aguas profundas como aguas de poca profundidad con temperaturas de 21°-30° centígrados pero tolera aguas de hasta 3° Celsius. Sus hábitats favoritos corresponden a zonas costeras con abundancia de alimento.

Alimentación

Para fortuna de muchas especies animales (incluido el ser humano), el menú habitual del enorme tiburón ballena se conforma básicamente de plancton, pero de vez en cuando incluye otros pequeños organismos como el krill y medusas, sardinas, anchoas, caballas, calamares y cangrejos, siempre y cuando tengan un reducido tamaño.

El método de alimentación se compone de succión y de filtración; se le denomina “alimentación pasiva” ya que no hay poco bombeo en las branquias mientras come. Cuando nada, el tiburón tiende a mantener la boca abierta para acceder a la comida y succionarla con fuerza. Una vez que está dentro, el escualo cierra la boca y el plancton queda atrapado entre sus órganos de filtración a la vez que el agua es expulsada por las branquias. Se desconoce la razón de la presencia de dientes, porque no los utiliza para comer.

Se alimenta de forma activa cuando abre y cierra las mandíbulas para atrapar la comida en un momento dado, y de forma pasiva cuando mantiene la boca abierta mientras nada hacia adelante y empuja la comida hacia dentro.

Comportamiento

Es uno de los tiburones más dóciles que existen y no representa peligro significativo para el ser humano. Incluso permiten que los buzos tengan contacto con ellos a pesar de la desaprobación de los científicos respecto a esta actividad.

Es un ser inteligente que demuestra capacidad de aprendizaje. Los ejemplares cautivos en acuarios exponen cambios en su comportamiento cuando los humanos se acercan a alimentarlos pues comienzan a nadar en círculos. Las observaciones señalan que en ocasiones realizan una actividad parecida a la tos humana, presumiblemente para limpiar sus almohadillas de filtración.

Por lo general nadan sin compañía de otros tiburones pero en determinadas ocasiones (búsqueda de alimento y apareamiento) recorren largas distancias. También es posible que modifiquen sus patrones de natación de acuerdo con las condiciones ambientales.

El pez más grande del mundo.

Tiburón ballena con rémoras.

Hábitos reproductivos

Se cree que mantiene un sistema de apareamiento polígamo pero esto no es muy seguro. Salvo algunos estudios, existe muy poca información acerca del cortejo y apareamiento del tiburón ballena y tampoco se ha observado un nacimiento.

Se reproduce mediante ovoviviparidad y da a luz crías vivas que miden entre 40 y 60 centímetros de longitud. El número de crías es impreciso pero al parecer son muchas, pues en los años 90 se capturó una hembra con aproximadamente 300 fetos dentro de su cuerpo. Los pequeños no nacen al mismo tiempo, sino que la hembra almacena el esperma de un macho y puede producir varias crías durante un largo tiempo.

Macho y hembra alcanzan la madurez sexual alrededor de los 30 años de edad.

Amenazas y conservación

A pesar de su tamaño, no se salva de estar amenazado por depredadores en su hábitat natural. Orcas, tiburones azules, tiburones blancos y marlines azules atacan sobre todo a los individuos jóvenes que todavía son vulnerables debido a su pequeño tamaño. Por otra parte, los seres humanos inciden en gran medida en el estatus que este tiburón tiene en la Lista Roja de la UICN: Vulnerable. Su carne es muy apreciada en Asia y sus aletas se venden “como pan caliente” para elaborar una sopa con supuestos poderes medicinales y afrodisíacos.

Las medidas de conservación de la especie aún son escasas. En algunos países se les ha tomado en cuenta y, por, ejemplo, Filipinas y Australia regulan las actividades inherentes a los tiburones. Su captura está prohibida en dicho país asiático y el Departamento de Conservación y Ordenación del Territorio de Australia se encarga de regular las visitas al país de Oceanía.